Autor

Llegas

Buscando

Se trata de un musical austero: con canciones, coreografía y música en vivo, pero lejos de la espectacularidad que caracteriza al género. Dos jóvenes paraguayas se ilusionan ante la posibilidad de vivir en los Estados Unidos porque allí las mujeres corren con tacos, pero nunca se caen. Ilusionadas, se movilizan en pos de la libertad y de nuevas oportunidades pero, entre lo posible y lo deseable, suceden las contingencias.  

La agrupación Le Ponemos Danza (LPD) propone un camino de movimiento y búsqueda constante dentro de una disciplina que cada vez es más necesaria, tanto  artísticamente, como en el bienestar personal.   

Desde el origen, la danza ha estado presente en los momentos más importantes del ser humano a través de rituales, ceremonias, festejos. En la actualidad, vemos que las personas bailan en los boliches, en la cancha, en los recitales, en los cumpleaños, en las marchas, y muchas hasta toman clases de danza, por lo que podríamos pensarla como una parte crucial del bienestar.  

En la postal que oficia de programa se ve una casa hecha de masa, galletita o algún otro material efímero que da cuenta de todos los clichés del ícono: techo a dos aguas, chimenea, dos ventanas y un sendero que conduce a la fachada. De eso se trata Más acá: de la imagen que tenemos del hogar materno, de lo mucho que nos cuesta despedirnos y de cómo irracionalmente nos aferramos él. Pero también, y aunque nos cueste verlo, expone lo poco verosímil que es esa idílica e infantil representación que solemos hacer de nuestra primera cuna.   

En su última novela, el británico Julian Barnes se inmiscuye en la intimidad de una relación dispar entre un adolescente y una mujer adulta. La única historia puede leerse como una reescritura de Lolita de Nabokov al calor de la revolución feminista.  

La profesora Claudia Perez Espinosa llega algo ajetreada al aula magna de la Universidad. Dominada por una incomodidad cada vez más evidente, sus palabras, en vez de dirigirla hacia el tema de cátedra, la van llevando una y otra vez hacia otro centro, en el que no está Foucault sino ella, la propia Pérez Espinosa. Tan mal están las cosas, que pronto le pedirá a sus alumnos que abandonen la materia. De entrada, en sus ojos -los enormes y expresivos ojos de Andrea Garrote- se lee el subtexto, “abandonen la materia, abandonen el cuerpo, porque miren sino hasta dónde puede llegar el dolor cuando se lo habita“.

LA BRASA EN LA MANO

Hombres de piel dura, o cómo la ley del más fuerte se convierte en el único camino para las clases oprimidas.

Al principio de HOMBRES DE PIEL DURA Omar lo deja a Ariel. Dicho así nos encontramos ante el final de un romance entre dos hombres, pero no, no es algo tan sencillo. En esta película las palabras no son tan contundentes como las imágenes y sus múltiples sentidos.

Laura es la más iluminada en la foto del cumpleaños infantil, la preferida de una abuela, la que brilla en las clases de teatro, la escogida por Dios. Transita un mundo de señales y predestinaciones, una vida repleta de dones y misiones. ¿Pero qué pasa cuando dejamos de ser la elegida de alguien?

SERENATA PARA LA INFANCIA DE UNO

Recuerdos a la hora de la siesta, un musical al que le importa el niño que todos llevamos a babuchas o escondido en el bolsillo

No es que María tenga una imaginación frondosa. Simplemente le gusta jugar con las palabras, con sus posibilidades y sus significados, aunque el disparate que impliquen estas posibilidades esté a la orden del día (de su día, al menos en principio).

Juan Francisco Dasso se relaciona con el tiempo libre con la voracidad y el olfato de un jabalí que detecta las trufas de la creatividad y como quien contempla en silencio cual buzo en las profundidades de tanta superficialidad

El problema con mi ocio es que es ergonómicamente igual a la mayor parte de mi trabajo.  Quiero decir: la disposición de mi cuerpo en el espacio es muy parecida en el ocio y en el trabajo. Puedo estar en el escritorio o en un sillón, con la computadora o con un libro, en la web o fuera de ella, tanto sea por motivos laborales o meramente pasatistas.

Teatro en un manifiesto

A partir del reestreno de Tiestes y Atreo, Emilio García Wehbi, reflexiona sobre su oficio de creador escénico. Posmodernidad, anarquía y el fin de las utopías.

El arte es amoral por naturaleza propia. Luego vendrá la ética, cuando la mirada privada se haga pública.

(Emilio García Wehbi. Manifiesto para mí mismo)