En esta entrevista, Tati Español, divulvadora y coordinadora del taller Todo sobre tu vulva plantea un diálogo transversal entre el placer, la sexualidad y las formas de emancipación.

Paul Preciado ubica indirectamente el origen de las prácticas “contrasexuales” en Michel Foucault, ya que este no planteaba una lucha contra las prohibiciones (ubicadas estas como propuestas de los movimientos de liberación sexual anti-represivos de los años setenta) sino más bien sugería una contra-productividad: producción de formas de placer-saber alternativas a la sexualidad moderna. Si bien el proyecto-manifiesto que Preciado lleva adelante circula por la historia de las prótesis (siendo el dildo un insólito antecesor del pene mismo) y por una nueva estructuración del cuerpo como zona erógena-prostética total (oponiéndose al freudismo y a sus orificios destinados exclusivos y falsamente biológicos)  la apropiación del saber de/en la sexualidad puede ser una arma a la mano que desborde lo puramente íntimo. Lo íntimo es político. El saber es una producción histórica, una captura que (para Foucault) no trata sobre un objeto ni un sujeto si no sobre dos elementos: lo visible y lo enunciable. No hay nada por debajo o  antes del saber. Con estos lineamientos parece trabajar Tati Español, autodenominada Divulvadora quien hace un tiempo viene desarrollando el taller “Todo sobre tu vulva” y propone desarticular con una información muy sólida prejuicios y prescripciones sobre la sexualidad femenina. En su cuenta de instagram @tatiespanol los ejercicios de iconoclastia a partir de encuestas y de videos propios de Tati funcionan como espacios de intercambio donde podemos ver que los miedos y las restricciones no son cosas del pasado más remoto. Los cuerpos femeninos siguen siendo el target para micro-fascismos cada vez más sofisticados. “El machismo opera de muchísimas formas. El porno que nos muestra como un objeto. Las revistas entre comillas “femeninas” que nos indican cómo tenemos que ser, de qué forma somos gustables. Todo nos indica una única manera de ser, de cómo las mujeres pueden ser deseables o deseadas. Siempre se nos muestra como objeto de deseo del varón cis, nunca como sujetos deseantes. Si te fijas en las redes las pocas mujeres que se muestran como objetos deseantes son las más censuradas, las más bardeadas. En cambio quienes se muestran como objeto de deseo circulan más libremente aún. El porno opera muchísimo, son espacios sumamente machistas donde el cuerpo de la mujer se ve siempre como un objeto siempre. También desde las prácticas: las mayores representaciones que tenemos de la sexualidad en el cine, en los medios, siempre están planteadas desde el placer masculino casi nunca desde el femenino; si prestamos atención el orgasmo femenino nunca se ve. La masturbación femenina sigue sin mostrarse mucho” – advierte Tati.

Tanto el porno, los medios y las instituciones  educativas se presentan como regímenes de representación (y obviamente de saber) donde el placer femenino es una potencia que debe ser anulada. Sin embargo el comienzo del trabajo de  Tati Español no es una acción reactiva sobre estos enunciados, sino más bien una profundización: “Siempre me atravesaron estos temas. La sexualidad siempre me interpeló y siempre fue un lugar cálido y cómodo, un lenguaje que podía hablar. Hará 5 o 6 años me hice amiga de una sexóloga y ahí pensé que esto era algo de lo que se podía trabajar; en el momento que yo estudié ni se me lo cruzó por la cabeza que se pudiera estudiar sexualidad. Yo quedé fascinada, quise estudiar sexología pero no iba a poder. Y empecé a armar mi propio camino, empecé a leer mucho, me empecé a enmarañar en libros, en “papers”. Yo soy bastante nerda, y empecé a notar una falta de información y de negligencia sobre el manejo de la información de las personas que tenemos vulva y quería entender el porqué. Empecé a estudiar a través de la historia lo cual fue muy difícil. Fui buscando mucho más y sin darme cuenta había reunido un montón de información que toda junta no le encontraba ningún lugar y había podido entender un montón de cosas y me parecía que si me quedaba en mi casa quejándome no iba a ganar nada, que algo tenía que activar con eso. Y recién hace un poquito más de dos años, me puse una fecha y dije voy a hacer este taller, y después una cosa lleva a la otra y se llenó de gente. Seguí investigando, buscando más respuesta e información y acá estamos”

-¿Por qué te parece que en Occidente se sigue eludiendo y evitando el tema de la intensificación del placer? ¿Qué dirías vos que es el Placer? ¿Presenta este algún peligro desestabilizador?

-Yo creo que la sexualidad y el placer hoy en día son una perfecta herramienta de marketing y venta de cosas, no solo de cosas o bienes materiales, sino de cirugías, incluso de fármacos. Hoy el placer está medicalizado, operado, recortado y todo eso funciona solo porque no tenemos información. No tenemos educación sexual, crecemos educadxs por el porno mainstream, no tenemos representaciones del placer correctas en nuestra cabeza, mente, cultura y es muy difícil acceder a él. Y el placer nos lleva a lugares muy positivos, por eso yo re creo que presenta un equilibrio desestabilizador, porque creo que una persona que encuentra el placer en la sexualidad (que es gratis) va a ser menos moldeable por el capitalismo y el patriarcado. El placer nos da autoestima, poder: porque todo conocimiento es poder. Y el conocimiento sobre nosotrxs, sobre nuestro cuerpo, nos da un montón de poder, poder de decisión, nos da la capacidad de relacionarnos  sexualmente desde las ganas y no desde la necesidad. Nos han enseñado a relacionarnos desde la necesidad, desde la soledad, desde el miedo incluso al placer mismo. Por darte un ejemplo: el placer está totalmente medicalizado por la cirugía y la medicalización de los cuerpos. Hay una brecha orgásmica de personas con vulva y personas con pene de un 33%. Esa brecha podría combatirse con información que le daría poder a todas esas personas, saber cómo funciona nuestra genitalidad, saber cómo estamos hechxs. Nos daría  independencia de un montón de cosas. Hoy x hoy una de las cirugías más solicitadas es la genital en mujeres. Si yo no tengo información sobre placer, si yo no tengo representaciones de cómo es esa vulva y solo tengo las representaciones del porno me es más fácil caer en esas redes, que son funcionales al capitalismo. Son años y siglos de cultura, y nos dejaron mucho miedo al placer. Nos han enseñado que la sexualidad es productiva y no placentera; desde el primer día que preguntamos qué es el sexo y la respuesta se orienta a que es una manera de tener hijxs. Después de eso se sigue reproduciendo todo: monogamia, heterosexualidad, heteronorma, coito-centrismo, y eso nos vuelve más maleables”

-¿Qué efectos “sociales” crees que producen las prácticas “contrasexuales” (el uso del término es personal) que me parece que propones?

-Me parece que las prácticas contrasexuales, como vos las llamás, generan liberación. La habilitación que unx instintivamente  tiene en la cabeza, pero que la sociedad no nos habilita a otras maneras de habitar nuestra sexualidad. Y cuando empezamos a vincularnos con otras formas y dejamos de pensar que hay una única manera, nos encontramos con orgasmos, placer, encuentros, sin límites, sin formas o tiempos. La sexualidad es tanto más simple y tanto más amorfa que lo que nos enseñan y cuando vamos descubriendo eso nos vamos encontrando con nosotrxs mismxs, con nuestra autoestima, sobretodo nos vamos identificando con otros cuerpos, con otras personas. Como nos han ensañado a callarnos no tenemos mucha idea de cómo funciona la sexualidad de los demás y cuando nos encontramos con estas prácticas, y vemos que otras personas también las reproducen, vamos comprendiendo que no somos las raras, las freaks, que es una idea que tenemos adentro desde que somos muy chiquititas porque no estamos acostumbradas a hablar de estos temas. Me parece que las prácticas distintas generan la emancipación de un placer que está supeditado al amor cis-heterosexual  de pareja y reproductivo. Y no pasa por ahí. Yo le he visto en personas que vienen al taller que al darse cuenta que su manera de relacionarse sexualmente no está mal, que su manera de masturbarse no está mal, empiezan a liberar un montón de cosas. Hay personas que pensaban que su forma de masturbarse era rara y entonces no lo hacían. Una vez que entienden que es distinto a lo que nos enseñaron, lo empiezan a hacer con más liberación con más placer; encuentran orgasmos que no habían encontrado nunca en la vida, van a avanzando, y un día se animaron a mandar a la mierda a su jefe cuando las estaba presionando. Por eso te digo que el placer aumenta nuestra autoestima y esto nos lleva a mejores lugares en la vida, y a mejores decisiones, porque la autoestima destruida hace que nos bancamos cosas creyendo que somos menos en este mundo, que somos raros en este mundo. Esto nos lleva a transitar esta vida con menos miedo.”

Según Adorno-Horkheimer el iluminismo ha perseguido el objetivo de quitarnos los miedos a partir del monopolio de la Razón  y el Progreso. Pero este proyecto ha fracasado: la Razón no se nos presenta de forma tan auto-transparente y siempre circula por caminos autoritarios. “La falta de información sobre el placer y la sexualidad es un modo más de adoctrinamiento de las masas. Nos han enseñado un modelo sexual, un modelo de placer, y salir de ahí es amenazante porque nos corre del consumo”. Quizás el Placer, entendido como Libertad, sea nuestra única Razón y nuestro único Progreso.

Juan Ignacio Crespo.

Fotografia: Inés verdini

Próximo taller

Todo sobre tu vulva (un seminario sobre el placer)

8 y 9 de Agosto de 14 a 17 hs.

Inscripción: instagram @tatiespanol

Autor

Escribir comentario