Categoria

Principal

Categoria

Este artículo lo escribo todavía conmovida, todavía sin dormir (quien quiere dormir con semejante alegría) todavía temblando, todavía con lágrimas en los ojos, con una sonrisa que deforma el rostro, con el fuego que invade y con una sensación de historia que brota por los poros de la piel.

¡El aborto es legal en la Argentina! Y al que no le haga sucumbir esta noticia no está prestando atención.

Una jornada de resistencia y continencia. De festividad, aquelarre y nervios.  Mensajes con los poroteos y lista de oradores. Contando los minutos para la votación. Hay un afecto irreconocible, son esas miles y miles de voces de cuerpos que han muerto, que han ido presos, que han maternado sin querer hacerlo, o que se han enfermado de culpa por tomar una decisión. Y acá estamos. ¿Qué decir? ¿Qué sentir? Cierro los ojos. Respiro ondo. Se percibe alivio. 

Una pareja, desde casas separadas, tienen una sesión de terapia matrimonial por Zoom. 

No. 

La pareja vive en la misma casa pero tienen una orden estricta de la terapeuta que les impide verse. De esta manera, Ariel queda relegado a un depósito-oficina, mientras que Gabriela se queda con el resto de la casa y lxs hijxs. El uso de espacios comunes se rige por un cronograma y el contacto físico e incluso visual queda estrictamente prohibido.

Las confesiones de la carne. Relato de corte Sadiano que conjuga el Hard-Porno y la Mística como experiencias que ponen en cuestionamiento al Ser. Sofía Guggiari despliega escenas comunes de revolcadas, lenguas y eyaculaciones donde el uso de los placeres solo encuentra un límite en un interlocutor ensoñado que solo puede materializarse como resto.

El verano se presta a propuestas más relajadas que las habituales. Ropa ligera, algún trago fresco y de postre, helado. En ese contexto Tranquimanso – Ensayos Completos, el último espectáculo del grupo de teatro y humor Los Bla Bla, encaja perfecto. Sin demandas al espectador, con la energía enfocada en la risa y el pasatiempo, transcurre durante un poco más de una hora tras la cual uno siente más liviano. Como si algo de todo lo que somos se hubiera quedado en la sala: podría ser un prejuicio, un malentendido o, incluso, un pensamiento oscuro. Al salir, esa contundente sensación de que la risa libera. 

Los lazos que definen a una familia tienen distintos orígenes, pero aunque parezca que es la sangre la que los impone, siempre son elegidos.  El Deseo es la familia que elegimos para esta forma de encuentro diferente que hayamos en el teatro y el clown. Casi como jugando a la camorra, pero con narices rojas, de manera amorosa y a corazón abierto, velamos por todo y todos y todas los que forman parte de este galpón mágico que fuimos construyendo en Balvanera. Acá sabemos bien que ante cualquier situación, susurramos el nombre de El Deseo, y se resuelve.