Categoria

Notas

Categoria

Teatro y Peronismo: mentir es un saber argentino

Con Un almuerzo argentino, Bernardo Cappa vuelve a la carga sobre ese misterio político inmortal y ubica allí el germen de la actuación nacional.

Kafkiano y con mirada de roedor  Bernardo Cappa susurra post-función de Un almuerzo argentino: “Yo no soy peronista, pero los actores sí y le dan esa impronta”. Laclau, el peronismo como Significante Vacío que puede significarlo Todo.  Totalización. ¿Sigue siendo posible esto en la época de los flujos, los rizomas y la deconstrucción? Casi es fascista preguntar si algo es posible, si algo tiene Sentido. Si algo Es. ¿Y el Peronismo es? ¿Qué? Sabemos que es Incapturable (referencia intencional a Szuchmacher y al teatro). Sabemos que el representante de Dios en la tierra lo es. Que es una obstinación. Que sus feligreses son incorregibles. Que es un recuerdo que da votos. También es una máquina de poder indestructible. Un virus en el lenguaje y como el propio lenguaje siguiendo el diagnóstico de Burroughs.

La persistencia de lo simple

Hace ocho años circula por Buenos Aires una pequeña joya basada en cuentos de Carver, que en septiembre festeja en Timbre 4 sus primeras 400 funciones.

Parte de este mundo tiene la particularidad de transcurrir durante una comida compartida entre actores y público. Con una bellísima sensibilidad -en sintonía con los cuentos del autor,y a través del lenguaje más sencillo-, la experiencia visita aquellas pequeñas cosas, desde las alegres hasta las más dolorosas, y llega al hueso del registro cotidiano dejando servido el terreno para reconocerse en sus situaciones y palabras. De la pieza, de su permanencia y del universo teatral en el que se inscribe, Llegás conversó con su director Adrián Canale.