Desviar el reflejo hacia el otre

 8 de marzo, Paro Internacional de Mujeres. El colectivo de Actrices Argentinas es una de las tantasagrupaciones que viene trabajando en y por la problemática de género. Más allá de su visibilidad, están quienes se preguntan quiénes son, cómo la llevan, qué piensan, cómo se organizan. En un intento de ser fiel a la heterogeneidad que las compone, Llegás entrevistó a Laura Azcurra, Patricia Palmer, Nara Carreira, Melisa Melcer y Maruja Bustamante, cinco de susintegrantes provenientes de mundos artísticos muy disímiles, para escuchar algunas de las campanas que suenan en ellas.

 En marzo de 2018 un reducido grupo de actrices escribió, firmó y se filmó leyendo un documento en el que se pronunciaba a favor de la legalización del aborto seguro y gratuito, de próximo tratamiento en el Congreso. Con ese pequeño pero ruidoso gesto comenzó el camino de Actrices Argentinas. Las consecuencias de su accionar dieron cuenta del sentido de hacer fuerza conjunta, vieron cómo se multiplicaban las voces, se replicaba la unión de mujeres de distintos grupos. Un año después, el colectivo sigue activo, conformado ya por un ancho mosaico de actrices de las más diversos edades y lenguajes. Conscientes del poder de llegada que les da su profesión, lo usan a favor con los beneficios –y a veces el costo- que implica. Las hay del on, del off, teatros comerciales, oficiales, stand-up, cine independiente, cine industrial, TV, hay quienes viven de la profesión y quienes no. Delante de ellas están las causas que las unen y el saberse parte de un movimiento de escala mundial: el despertar feminista de una época.

Por qué participan hoy de A.A.

Melisa: La sensación de que es posible generar un cambio positivo en dirección a los derechos humanos, a los derechos de las mujeres y sobre todo, a un modo distinto de percibir no solo la vida, sino las prácticas cotidianas. El desafío es abrir la cabeza, ampliar la escucha y enriquecerse en el debate que surge del encuentro de distintas personalidades.

Laura: Unirnos como mujeres conociendo mucho el hábitat en el que trabajamos. Con intereses y pasiones en común.

Patricia: Sentir que apoyo una causa justa y extremadamente necesaria, y a un grupo de mujeres inteligentes que luchan por los derechos de la mujer, y lo hacen de una forma pacifista y responsable. Soy feminista, madre de mujeres y varones y siento que mi rol como tal es luchar siempre por los derechos de la mujer que benefician a la sociedad toda.

Nara: El trabajo grupal, llegar a conciliar con todas las diferencias, poder tomar decisiones y llevar adelante acciones. Además que las múltiples conformaciones personales enriquecen enormemente el conocimiento y la opinión propia.

Maruja:Resulta atractivo que somos muy diferentes. Y que confluyen diferentes realidades. Y también encontrarme con hermanas del camino, de la carrera en otro ámbito.

Cuál es el aporte que AA puede hacer desde el lugar que ocupa.

Laura: Desde nuestra profesión y vocación tenemos el ejercicio de la empatía con otrxs seres humanos. No podemos permanecer ajenas a mujeres que están en otra realidad totalmente distinta a la nuestra, en vulnerabilidad, exclusión, falta de educación… Ya no se puede sostener más la hipocresía en la que vivimos por tanto tiempo. Conociendo el medio en el que trabajamos y comunicamos, es un momento urgente para comprender esta situación que nos reúne a todes.

Nara: Muches de las actrices y los actores que son conocidos son referentes sociales o tienen la posibilidad de ser escuchados con mayor atención. Esto nos compete la responsabilidad de pensar por el bien común y exhortar a les ciudadanes a la participación que nosotras mismas estamos llevando adelante.

Melisa: La visibilización de aquellas mujeres que no tienen voz. Y a veces no llegamos a visibilizar a las mujeres pero al menos sí una realidad. Existe una Argentina oscura, feudal, criminal, anclada en el caudillismo, donde la trata de personas existe, la venta de bebés también. La violación de niñas, niños y los femicidios son más comunes que loque los medios de comunicación eligen mostrar.

Maruja: Creo que puede abrir muchos caminos, que es una agrupación que puede visibilizar cuestiones que tal vez no serían visibilizadas. Es un espacio de mucha responsabilidad.

Patricia: El aporte está a la vista, despertar conciencia sobre los derechos de la mujer para beneficio de una mejor sociedad.

¿Potencialidad a futuro?

Patricia:Toda la que se proponga si se sigue en esta línea a partidaria y pluralista. Al no responder a ningún partido político su potencial se multiplica porque es absolutamente inclusiva.

Melisa: Le veo mucho potencial. El que tenemos ahora. Por un lado entristece que caras visibles puedan mover la agenda mediática y legislativa. Por otro lado, en el mejor sentido de la palabra, nos aprovechamos de la exposición que tienen algunas compañeras para poder trabajar y dar luz a un entramado que es necesario que cambie si nos importa la vida de los demás.

Laura: Hay muchísimo por hacer y lo vamos haciendo. De a poco, con amor, sin experiencia en algunas cuestiones y por ello estudiando, formándonos, apoyándonos entre todas y tratando de encontrar cual es nuestra forma en esta preciosa colectiva.

¿Qué piensan del origen espontáneo que tuvo el movimiento?

Maruja: Fue sorprendente y emocionante. Las circunstancias estaban dadas para que suceda y no se dudó.

Laura: Fue algo que nos tocó a todas, fue una urgencia juntarnos. Así lo sentí yo.

Una deconstrucción potente y necesaria entre nosotras, una profesión con tanto ego, apariencias, pose, aparente superficialidad… En verdad somos tan sensibles y permeables los humanos que a veces ponemos escudos que no hacen otra cosa que distraer del foco que realmente necesitamos expresar y priorizar…

Melisa: Fue consecuencia del avasallamiento sobre los derechos humanos. Pudo haber sido espontáneo pero es resultado de años de sumisión, de matanza silenciosa sobre cuerpos invisibles y sin voz: los pueblos originarios, inmigrantes, mujeres, niñas, trans. Estos colectivos tienen en común que ocupan un rol que no interesa y molesta a gran sector de la sociedad. En definitiva se trata de vidas. Vidas que yo no conozco pero sé que existen. Y son vidas oprimidas. Otras vidas sí las conozco pero merecen transitar su existencia en la tierra con sus derechos humanos garantizados y su salud resguardada por el Estado que debería tutelar nuestro bienestar. Entonces, si bien fue espontáneo, por otro lado fue predecible. Si un Estado está conscientemente ausente de determinados asuntos, la sociedad civil comenzará a ocupar el rol que le compete al Estado. Y nos van a querer calladas también porque estamos moviendo modos de pensar y sacando a la luz un entramado nefasto y siniestro.

Patricia:Sólo en las situaciones límites las fuerzas emergen. Agradezco a Dolores Fonzi y a las que estuvieron en ese primer momento pues me convocaron de inmediato y estoy orgullosa de su creación y su desenvolvimiento hasta el momento.

Nara: El origen espontaneo evidencia la necesidad y urgencia nacional de aquella primera lucha por el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Luego esta misma injusticia y aberración ética dejo al descubierto muchas más: el abuso y la violencia como moneda corriente, y como práctica no solo en nuestro oficio, sino en la mayoría de los ámbitos laborales, los femicidios que siguen en aumento, la impericia gubernamental para tratar con ello, prevenirlo y evitarlo, la falta de plan de gobierno para este horror que sigue creciendo, la violencia obstétrica…siguiendo todo en la misma línea: cuerpo objeto, por nombrar algunos de los múltiples objetivos que hoy en día nos ocupan.

Estar en acción implica entrega de tiempo, cuerpo y trabajo. En una época en la que lo que falta es tiempo, como se llevan con esa relación entrega de trabajo/vida colectiva/vida personal.

Patricia: Tengo una edad en la que mi tiempo personal puede convivir con el tiempo de la vida colectiva y me parece justo y necesario, por mí y por mi descendencia y para la sociedad toda.

Melisa: La bronca que tengo por las injusticas sociales fue necesario canalizarla en algún espacio de lucha. Pasé por varios hasta encontrar este lugar con personas con experiencia activista, otras que se van nutriendo.

Laura: El saberme en una grupa de mujeres que tiene los mismos deseos que yo de transformar. De sabernos unidas en nuestros intereses profesionales, cuestionándolos y pensando una nueva forma de trabajo, reglas, convenios, posibilidades e inclusión en varios aspectos. ¿Cómo son las historias que contamos, de que manera, de que hablan, para qué las contamos…? Son cuestionamientos que vienen con los años, supongo, y también con la necesidad profunda de modificar algunas de las viejas estructuras arraigadas a otro tiempo. Me da placer entregar mi tiempo a la colectiva y aprender de mis compañeras, son un gran motor. Cada una hace lo que puede con los tiempos que tiene pero la organización entre nosotras es crucial para llevar a cabo las acciones que vamos emprendiendo.

Nara: Trabajar grupalmente es la única manera de cambiar las cosas, siento además que mi accionar beneficia y beneficiará a muchas otras mujeres (y también hombres al cambiar estructuras que ya no se sostienen y al brindar la posibilidad de un mundo más igualitario), que mi labor me trascienda es algo que me hace sentir útil, que por mi accionar alguien viva mejor es un orgullo, siento que eso es ser humano, el ser humano no vive mejor de forma individual sino grupalmente, si la persona que tengo al lado sufre yo también (aunque me haga el/la bolude)

Maruja: Yo quisiera vivir en igualdad y que nos dejen de matar. Y creo que en esa oración se resume todo.

¿Hay algo en particular que te interese agregar?

Patricia: Estoy convencida que se viene un mundo mejor, hay mucho por hacer, la mujer viene siendo reprimida y oprimida desde hace muchísimos años, ¡miles! El machismo es un sistema al que pertenecemos tanto varones como mujeres, no será fácil, como en toda lucha habrá excesos y desconcierto, pero de a poco iremos encontrando el camino y será para el bien de la humanidad toda, estoy segura de eso, el varón también es víctima de esta desigualdad. Derechos iguales para todos porque todos somos iguales.

Laura: Quiero reflexionar que esta lucha es de todes. No solo de las mujeres y para nosotras. Incluye también a los hombres. Ellos también fueron victimas del patriarcado, exigidos a ser de una manera, actuar o decir tales cosas, someter a las mujeres y desconfiar de nuestras palabras subestimando nuestra inteligencia e intuición. Estamos frente a un sacudón muy groso en varios aspectos y es muy interesante este momento para eso. Para el debate, la charla, el intercambio, la unión, el pensarnos, manifestarnos y cada día ir a un lugar más autentico que nos permite aceptar con amor quienes somos. Creo que desde nosotros mismos, cada une en su espacio, debe plantearse la manera de poder modificar y ser parte de este cambio de paradigma tan necesario que estamos buscando. Nadie está exento, ya no hay excusas ni señalamientos. El cambio es hoy y esta en nosotros. Las pequeñas y verdaderas acciones, se suman y en conjunto logarán la verdadera transformación a una sociedad más justa, genuina, amorosa, honesta, pensante y libre.

Maruja: Es muy movilizante como todas y todes cada cual en su ámbitos nos estamos agrupando. Es histórico.

Ante la aparición de un feminismo biologicista que deja afuera a las diversidades sexuales, el colectivo de Actrices Argentinas se posicionó convocando al 8M a trans, travestis, personas no binaries, a todes. Y, en un raro y lúcido rulo, estas mujeres, conscientes de ser usualmente el objeto iluminado, hacen el llamado de atención poniendo un espejo allí donde les cae el reflector,con la intención de desviar la luz hacia una realidad más urgente que ellas mismas. En ese gesto, se ilumina de canto el largo camino de las feministas que las precedieron y que fueron quienes, en definitiva, dejaron el terreno fértil para que hoy la semilla prendiera con tanta fuerza.

Vera Czemerinski

Autor

Escribir comentario