El cuerpo es un órgano sexual

80 años, doctora en filosofía, actriz biodramática de Mujer Nómade, Esther Díaz, acaba de lanzar sus memorias Filósofa Punk donde afirma la vida y la sexualidad en medio de infinitas tragedias personales.

Pregunta: ¿Si pudiera ver un documental sobre un filósofo, sobre Heidegger, Kant o Hegel, qué es lo que querría ver?

Respuesta de Jacques Derrida: Que hablen de su vida sexual. ¿Quería una respuesta rápida? Su vida sexual

( Jacques Derrida, en Derrida, película de Kirby Dick y Amy Kofman)

Filosofía y sexualidad. Con el epígrafe precedente Paul Preciado inaugura su épica biopolítica en Testo Yonqui. Testosterona en gel sobre su cuerpo  abriéndose a la era de la farmacopornografía. También heredera de Foucault y adicta a la misma hormona por otros medios y orificios, Esther Díaz, deja registro de una anatomía atravesada por la filosofía, las encamadas pasajeras, la biotecnología estética y las pérdidas innombrables en el libro Filósofa Punk y en el documental Mujer Nómade de Martín Farina. Doctora en filosofía, profesora titular de la UBA, autora hiperbólica, irrumpe en la vida pública con un decálogo de toda su vida privada. Una vida medio de mierda: un padre que le impide estudiar sólo por ser mujer, una madre que sería amante de su único marido por muchos años, una hija adicta y psicótica que termina mal y otro hijo que sigue un destino similar. Chongos marginales y jóvenes como katharsis aristotélica, como purga psicoanalítica de las tensiones y las tristezas. “Al abstenernos de los placeres nos volvemos sobrios y, una vez que hemos llegado a serlo, entonces somos en grado máximo capaces de abstenernos de los placeres” (Aristóteles, Ética nicomaquea). Díaz abjura de la askésis  para erigirse como mujer del placer y se entrega a la Aphrodisia sin ánimo de gobernarse a sí misma ni a los demás. Se refriega por la concha las partes superiores e inferiores del alma. No hay arriba ni abajo ni partes privilegiadas. Militante del orgasmo, el bótox, la contra-sexualidad y los dildos ergonómicos a los 80 años. En Mujer Nómade se revuelca piola con un pendejo tatuado. Su tarea es ser una iconoclasta de las edades avanzadas y sus prescripciones. Spinoza: “nadie sabe de lo que es capaz un cuerpo”, quizás Esther Díaz tampoco lo sepa pero su actitud confirma que la indagación anatómica vale la pena.

Deleuze en ¿Qué es la filosofía? Sugiere que una buena forma de acercarse al pensamiento de un filósofo sería tomarlo como un amigo cercano y preguntarle ¿Cuál es tu problema?. Te transfiero la pregunta.

-En este momento de mi vida es la lucha contra la decrepitud.  Una nueva definición para la vejez: ser viejo es ser consciente del cuerpo. De jóvenes nos olvidamos, lo exponemos a excesos. Antes me volteaba a todo Buenos Aires y medio conurbano, pero ahora cada día un nuevo dolor. La vida que elegí implicó  dedicarme 12 horas a la filosofía, ya sea escribiendo o dando clases. Ahora tengo que cortar y tirarme al suelo cuando no puedo más, hacer gimnasia, ir al masajista, al instructor. Y como me he quedado sola de afectos cercanos, no me puedo permitir ser viejita. Es una lucha contra el tiempo, pero no negándolo. Verme lo mejor que a mí me gusta. Por eso uso tecnología, no lo tapa pero te da una estética diferente. Es un problema pero no obstáculo. Cuando lo problematizas ya empieza a aparecer una solución. Todas las personas de mi edad tienen el mismo problema. Muy pocas personas hacen como yo de seguir y seguir. No niego la edad y lucho contra ella para seguir produciendo. Mi modo de vida es la filosofía, se puede subsistir en ella, renovándose cada día, estar al tanto de lo que sale nuevo.  Ahora comienzo un tour filosófico. Me están convocando a los medios. Es un buen momento.

¿Cómo pensás que pueden leerse tus intervenciones estéticas desde el discurso Queer o Feminista, que estarían más cercanos a no dejarse capturar por las restricciones anatomopolíticas?

-El hecho de que me digan punk tiene un valor. Realmente no me importa nada lo que diga Foucault o las feministas, a mi me gusta arreglarme así y ya. ¿Qué pasa con las militancias? Por ejemplo Foucault no quiso militar a no ser  que fueran micropolíticas o microfísicas. No quiso militar en instituciones a favor de las liberaciones. Entendía su peligrosidad. Como Foucault es Neo Nietzscheano toma una frase de su maestro que dice: “No hay nada más inmoral que hablar en nombre de otro”, entonces no le parecía bien salir a él a hablar por los demás. Ellos llevaban los productos discursivos de los presos a los medios, a la vida pública. Cuando las personas militantes se enamoran del poder caen en el mismo sistema represor que criticaban. Lo importante de las micro-militancias es saber retirarse a tiempo. En cambio las instituciones tienen lemas y se convierten en códigos: salís de la heteronormatividad y te metes en el feminismo que dice que si te operas está mal! No! Yo apuesto a la libertad. Por supuesto que milito pero sin afiliarme, con distancia crítica. No es individualista, siempre es micro-política con otras personas. Hay gente que se identifica con mi problema en distintos aspectos porque vivo en estado de parresía. Le tengo terror a las consignas porque me llenaron de consignas: “hay que llegar virgen al matrimonio”,”  lo fundamental ser buena madre, buena esposa”. Me di cuenta sin ponernos de acuerdo con Martín Farina, el director de la película, que Mujer Nómade no tiene consignas de ningún tipo.

Anotaste en tu haber más de 400 amantes y después ya perdiste la cuenta ¿Qué función tiene el orgasmo? Si es que tiene alguna.

-Una función fundamental. El sexo si no es con menores, y no es a la fuerza, todo vale. Y si es una realidad que no nos da oportunidad para los ligues a la gente de mi edad. Están los juguetes sexuales, hay que largar la calentura que uno tiene. Por las investigaciones que hice desde antes de nacer hasta que te morís la sexualidad sigue viva. Yo creía que el multiorgasmo era un mito hasta que lo sentí. Orgasmeas muchas veces con muchas partes del cuerpo. Pero en ciertas circunstancias, soy testigo  de que el cuerpo es un órgano sexual. Las personas pueden orgasmear con todas las partes del cuerpo, y en esa parte del cuerpo, no necesariamente en la vagina, eso es un mentís al porno tradicional: que sólo son los genitales los que provocan esa reacción.

¿A qué concepto de la filosofía lo ligarías?

– A la kátarsis de Aristóteles. Así como en el arte la virtud es subjetiva, cuando te identificas con eso (lo que le sucede a los personajes), hay una evacuación de las pulsiones. Para seguir haciendo filosofía en mi caso es curativo. Cuando estaba haciendo la tesis doctoral, estaba 12 horas por día en ese escritorio. Cada dos meses me iba a Cemento a levantarme un pendejo como una visita higiénica. Yo fui la primera doctora de Foucault en la Argentina, de hecho mi director de tesis no lo conocía. Lo dice Platón en La República, se encuentra con una persona de 65 años, y le dice “¿Cómo es esto de llegar a viejo? ¿Qué pasa con las pasiones? ¿Cómo se vincula con la filosofía?”El viejo le dice: “es la mejor época, porque cuando las “hormonas” están enloquecidas no te deja espacio para pensar”. Por supuesto mis hormonas no funcionan como a  los 40, pero en ese momento me  tomaba el sexo así. Pensando un artículo que me pidieron para una publicación entendí que  no me interesa tener una pareja, porque si yo dedicara las horas, el dinero,  y el esfuerzo que dedico al estudio la tendría.

¿Siempre tuviste escindidas las “pulsiones tiernas” y las “pulsiones sexuales” para decirlo en términos freudianos?

-Eso me lo dio la vida. Yo me creía que había que acostarse con el hombre que amaras y que el sexo y el amor venían juntos. A mí los tipos de mi edad no me gustan. Por eso yo digo que mi situación no es un drama es una tragedia porque no se resuelve, y yo asumí vivir en esa tragedia. Nos han criado en lo binario, algo es verdadero o falso, pero por ejemplo la “lógica difusa” plantea que una cosa puede ser verdadera o falsa o muchas cosas más. No existe lo binario, existe lo múltiple. Y esto por qué se niega. Porque para gobernarnos “el poder” necesita que la población tenga las cosas claras, si todo se mezcla hay desesperación. Eso le pasa a los padres que no quieren la ESI. Pase tanto con el cuerpo como con el gusto sexual. Si mi deseo se desplaza, soy mucho menos gobernable. A pesar de que todo cambió muchísimo hay ciertas pesas que se ponen sobre la mujer que siguen vivas.

Asumiéndote como Foucaulteana y aceptando  que en todos los estratos y vínculos hay relaciones de poder ¿Cómo se juega esto al vincularte con gente mucho más joven?

-Bueno, hace mas de 2500 años lo dijo Platón en boca de Sócrates al final de El Banquete, el joven más bello de Atenas (Alcibíades) estaba súper caliente con Sócrates que era horrible y era viejo, y esa noche que estaban de fiesta que era fundamentalmente entre hombres, a toda costa quería coger con Sócrates y al final cuando se pone muy pesado le dice: ¿Pero vos que querés? ¿Cambiar oro por cobre? Los filósofos  decimos que el oro es la sabiduría y el cobre es la belleza. Lacan lo interpreta al revés. Yo creo que hay una paridad total porque mi parteneire tiene la juventud y la frescura de la juventud, y yo que soy vieja obviamente, tengo la sabiduría y el conocimiento. Podríamos decir que tengo vínculos griegos.

Finalmente, luego de un recorrido muy extenso de vida y de pensamiento ¿Estarías a favor del Ser inmutable o de su  impermanencia? ¿Somos Ser estable o Tiempo en devenir?

-Somos devenir continuamente. Somos tiempo en el tiempo. De la propia vida somos dueños, me la banco, pero reafirmándola, en eso soy Nietzscheana: Amor fati, amor a los hechos, si algo pasó, si la vida es esta mierda, muy bien así la quise! Porque si no te agarra el resentimiento.  Si yo pienso que mi verdad le puede servir a otros, es algo que al compartirlo se alivianó, al verla objetivamente me complementé.  Y voy a Spinoza, la realidad nos afecta de dos maneras con pasiones tristes o con pasiones alegres, y eso lo dice en la Ética, porque lo ética es lo que me produce pasiones alegres. Hay que tratar de tomar esa intensidad y tratar de torcerla para que se convierta en algo positivo. El sufrimiento no sirve para nada, si lo pasas a la filosofía ya no queda encerrado en tu recinto.

“Con esta luz, con este sol, con esta agua y con esta serpiente, vendré otra vez, no a una nueva vida, ni a una vida diferente, vendré a la misma y exacta vida, a predicar nuevamente el eterno retorno de todas las cosas”

Juan Ignacio Crespo

Autor

Escribir comentario