Indefinible y fronteriza

Sobre “El tiempo es lo único que tenemos: Actualidad de las Artes Performativas” Comps. Bárbara Hang y Agustina Muñoz.

Un manifiesto político, extractos de un diario íntimo, una reseña de una obra, una bitácora de viaje, una charla motivacional, un texto filosófico, alguna clase de alguna universidad, una conferencia… esto y otras cosas es “El tiempo es lo único que tenemos”, el libro editado por Caja Negra a finales del año pasado. Esta compilación realizada por la coreógrafa y bailarina Bárbara Hang y la dramaturga, actriz y directora, Agustina Muñoz, se encarga de sacar a la luz referentes de un tipo muy particular de arte escénica: la performance. Esta práctica, que se define por su marginalidad, tiene con este libro una puerta de acceso, ya que presenta sus fundamentos, sus búsquedas artísticas, sus procedimientos. Lejos de tener una pretensión universalista, este libro se revela a cada paso como un recorte singular de las compiladoras y allí reside su fuerza.

Maaike Bleeker, Augusto Corrieri, Bojana Cvejić, Mette Edvardsen, Tim Etchells, Eleonora Fabião, Karin Harrasser, Adrian Heathfield, Bojana Kunst, Silvio Lang, André Lepecki, Juan Francisco Maldonado, Mariana Obersztern, Victoria Pérez Royo, Diana Szeinblum y Ana Vujanović generan una definición polimorfa y confunsa de performance que sólo nos da a entender que acá no hay nada que entender. “Deconstrucción”, “punto de fuga”, “prácticas sensibles”, “cuerpo sin órganos”, “fiesta”, “imaginación”, “biopolítica” son algunos de los conceptos que nos llegan mezclados con ejemplos de experiencias de las más diversas y dejan ver que la performance es el espacio donde el status quo se pone entre signos de interrogación. ¿Cómo? Liberando al cuerpo de la función de representar, interrumpiendo sus automatismos y llevándolo a un estado de fiesta para que a través del placer se desparalice, que experimente el territorio de la experiencia dando lugar a lo imprevisto. Un cuerpo disidente, antipatriarcal, precario, desestabilizador de sentido, estrábico, tartamudo y cojo que le saque al capitalismo su bien más preciado: la naturalización de que el cuerpo es solamente fuerza de trabajo.

“El tiempo es lo único que tenemos” conjuga textos de performers, profesorxs de arte, filósofxs, investigadorxs, teóricxs de la performance, bailarinxs, escritorxs, directorxs escénicos que se posicionan fuertemente en una búsqueda artística que se corra de la lógica del sentido y entre en la lógica el significante, que escape de la utilidad capitalista para caer en el derroche, que salga de la representación mímetica para generar autonomía, que deje de privilegiar la obra en pos de la práctica, que suelte la pretensión de objetividad para marcar el punto de vista, que se despoje del discurso para volver al cuerpo.

Por Agustina Soler

 

EL TIEMPO ES LO ÚNICO QUE TENEMOS – Actualidad de las artes performativas

Bárbara Hang y Agustina Muñoz (Comps.

Traducción: Fernando Bruno
Textos de: Maaike Bleeker, Augusto Corrieri, Bojana Cvejić, Mette Edvardsen, Tim Etchells, Eleonora Fabião, Karin Harrasser, Adrian Heathfield, Bojana Kunst, Silvio Lang, André Lepecki, Juan Francisco Maldonado, Mariana Obersztern, Victoria Pérez Royo, Diana Szeinblum, Ana Vujanović.

Editorial: Caja Negra

Año: 2019

 

 

Autor

Escribir comentario