Etiqueta

hamlet

Buscando

El tiempo se ha salido de sus goznes. Al inicio del confinamiento mundial, Shakespeare, ese significante que sirve para todo, se propuso como modelo de hiper-producción en épocas de peste y encierro (en contraposición a nosotros: vagos y ociosos). En esta entrevista el director y dramaturgo Lautaro Vilo, sublime experto en The Great Will y responsable de la adaptación del último y masivo Hamlet en la sala Martín Coronado, tira data dura con citas y fragmentos de piezas sobre las implicancias y las relaciones poéticas entre la escritura de Shakespeare y  la cuarentena: “Una parte muy importante de su imaginario se compone de menciones o imágenes de enfermedades físicas y mentales”.

Se ha insistido bastante en varios artículos en buscar una relación entre peste, el confinamiento y la obra de Shakespeare, pero materialmente en sus obras este “tema, motivo” casi no aparece. A pesar de esto y siendo experto conocedor de la obra ¿Encontrás al menos tangencialmente (u oculto) alguna sustancia en su  teatro relacionado a este tema? ¿La situación particular (política, social, sanitaria) puede influir en los materiales de los autores?

PALABRAS, PALABRAS, PALABRAS

Una espléndida versión de Hamlet que prefiere la síntesis a lo espectacular, y la (falsa) levedad a la tentación de lo solemne.

Algo huele a podrido en Dinamarca. Quizás sea el fantasma que sobrevuela la torre del castillo, con la esencia relumbrante sobre una piedra torcida. Pero no. Los fantasmas no huelen. Y los padres no se pudren. Podrán pudrirse los reyes y los estadistas, pero los padres no. Nunca. Se pudren los cuerpos que cometieron crímenes. Hamlet se pudrirá también, y deberá reconocer que su padre también está podrido cuando clama venganza por su asesinato y no por los asesinatos que cometió durante su reinado. Graciosamente absurdo entonces. Los muertos no hablan ni piden venganza, aunque sus cadáveres griten y exijan justicia. ¿Justicia por qué? ¿Para qué la justicia? ¿Por sí mismos, para limpiar su honra? Pues nada más podrido que el ser individual, que es el que efectivamente se pudre cuando está muerto y enterrado, cuando los gusanos se hacen un festín con su carne inerme. Sin embargo el desvarío de lo justo pierde sentido cuando el suelo se riega con los restos de los hombres muertos de forma insensata, arropados por el inmediato sosiego que reemplaza al ruido y la furia.