Etiqueta

macarena trigo

Buscando

El hombre moderno actúa como si no debiera morir 

En esta entrevista Juan Coulasso reflexiona sobre la experiencia nómade de Un obra más real que la del mundo. El cementerio de la Chacarita como Necrópolis estética 

“Todos estos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir” 

(Roy Batty, Replicante en Blade Runner) 

Nomadismo en busca de refugio ante la violencia sospechosa del cosmos. Búsqueda de nuevos suelos y fauna para la alimentación. Nomadismo y los orígenes de la representación: algunxs morían, se iban quedando pero había que avanzar sin más (aún la Idea de individuo no gozaba de concepto).Más adelante se lxs recordaría y se lxs imitaría. Origen de la Mímesis ritual: asimilarse a otro por gestos y voz; producción de apariencias. El material genético del teatro es la sustancia de la Memoria, de lo Divino y la Muerte. Una obra más real que la del mundo mundo dirigida por Juan Coulasso, en colaboración dramatúrgica con Victoria Roland, y la compañía “La mujer mutante” es una experiencia de nomadismo, de desplazamiento estético de riguroso silencio, de reivindicación histórica de un territorio de la ciudad (Chacarita) que sirve de archivo de la memoria de los nadiesLos cementerios son museos de la existencia. Casi como una crítica al sedentarismo teatral, Juan Coulasso comenta la creación de una pequeña maquina nómade a partir de un espacio que termina en el límite de la mirada: “Esta obra jamás podría haber sucedido adentro de un teatro, porque el movimiento que la impulsa es precisamente salir al encuentro de lo real. Siempre sentimos que el espacio de este experimento tenía que ser el mundo, con su hiper-realismo como escenario. Queríamos robarle al cine la aventura de lo real: pavimento, cielos, árboles, edificios. Esta obra nace a partir de una serie de caminatas a la deriva que nuestra compañía La mujer mutante hizo en el año 2018, en el marco de los Foros de Barrios Creativos, por lo que nosotrxs llamamos la República de Chacarita, cuya mítica fundación coincide precisamente con la creación del cementerio. Recorriendo sus calles, entendimos que Chacarita no sólo es un típico barrio porteño, sino que además es el barrio que custodia ciento cincuenta años de historia, tres generaciones de ciudadanxs, ¿cómo se habla de Chacarita sin contemplarlxs a ellxs? Casi toda la tierra que pisamos está llena de nuestrxs muertxs. En esta obra, se escurre nuestro homenaje a todxs ellxs, nuestro humilde intento de reflexionar sobre ese abismo que es la muerte, en medio de una realidad muy agitada en la que nos toca vivir y sobrevivir. Como sabemos que toda experiencia es más constructiva si la elaboramos colectivamente -de eso se trata el teatro, ¿no?-, la obra se organizó a partir de la idea de conformar una comunidad circunstancial para realizar una caminata a la deriva por este sitio, es decir, por el Cementerio más grande de nuestra ciudad.” 

En este pequeño texto con aires de un borges preciso y melancólico , Macarena Trigo, barniza objetos cotidianos que construyen nuestra identidad como argentinos.

En escena una forma del ser argentino.

Estamos atravesando lo que se conoce como un fucking moment según expertos estadounidenses. A los europeos les contás esto que pasa y no te entienden, el cotidiano nuestro les parece realismo mágico. No les entra en la cabeza este río, ni la 9 de Julio ni el obelisco. Los obeliscos que conocen son egipcios, los afanaron los franceses y están en el Louvre. Para los europeos somos improbables, pero si no existiéramos nos habrían inventado porque a efectos prácticos somos imprescindibles. Somos la prueba viviente de que las cosas siempre pueden ir a peor pero resisten. Somos inspiradores y atractivos. Sí, atractivos. El acento es fundamental, por lo inconfundible. Lo reconocen y, sin excepción, se entusiasman o te detestan. No hay término medio. La envidia, che, la envidia es una cosa muy mala.