Etiqueta

muro de berlin

Buscando

Berlín no era una fiesta 

En Otoño Alemán, Liliana Villanueva expone una radiografía íntima y minuciosa de Alemania en los meses previos a la caída del muro.  

 De un tiempo a esta parte Berlín se convirtió en una de las ciudades de moda, una ciudad-faro barata, cosmopolita, joven, el lugar donde pasan o parecen pasar las cosas;  algo así como la París de los 20 o la New York de la segunda mitad del siglo pasado. Sin embargo, Berlín no es lo que aparenta. Al visitarla no dejan de sorprender algunas características que parecen no encajar con la idea que nos hacemos de una gran metrópoli, de la capital de una de las mayores potencias mundiales. Por ejemplo: es difícil encontrar lugares que acepten tarjetas de crédito o que tengan wi fi, casi no hay publicidad en las calles o en las estaciones, se puede fumar en los bares. El fantasma del comunismo ya no recorre Europa, como creían Marx y Engels, pero sí perdura en Berlín, esa ciudad que estuvo dividida durante veintiocho años. Aquellas piedras del muro que, el 9 de noviembre de 1989, los berlineses demolieron con sus propias manos significó el principio del fin de la Unión Soviética y para muchos también el fin de la historia. A la arquitecta Liliana Villanueva le fue concedido un regalo inesperado: la oportunidad de ser una testigo privilegiada del instante exacto en que la historia se terminaba. Treinta años después, junto con la efeméride de la caída del muro, decide contarlo en Otoño Alemán, una crónica, tan certera como adictiva, de ese final de la historia.