Etiqueta

ricardo tamburrano

Buscando

En esta ocasión le tocó a Revista Llegas ser parte de este ciclo de intervenciones que Ricardo Sica viene haciendo desde mediados de julio en los teatros independientes de CABA. Empezó con Timbre 4 y luego fue hablando con los dueñxs de las diferentes salas para que permitieran abrir sus puertas y dar visibilidad a sus espacios, siguió con El Extranjero, Moscu Teatro, El Opalo, No Avestruz, Sigue la Polilla, Espacio Callejón, Teatro Pasillo al fondo, Vera Vera, Espacio TBK, Querida Elena, El Excéntrico de la 18, entre otros.

“Me pregunto cómo nosotros defendemos encontrarnos, juntarnos, respetando las reglas de seguridad, pero hacerlo, y si no hacerlo clandestinamente. No estoy haciendo un llamado a la clandestinidad, estoy pensando en voz alta una idea de cómo volvernos esenciales para nosotros mismos”. Con una mirada hiper-crítica como acostumbra tener, Lisandro Rodríguez ( Dios, La Mujer Puerca, Duros) reflexiona sobre los posibles nuevos espacios de teatralidad, lo virtual como una instancia que debe ser superada e  insiste con una idea que parece obsesionarlo a partir de la Pandemia y el Confinamiento: ¿Cómo convertir a la práctica teatral una práctica esencial?

Las crisis desnudan las inconsistencias estructurales. En esta entrevista Rubén Sabadini, , autor, director, actor  y responsable artístico de Vera Vera Teatro sale al cruce de aquellos que desprecian el teatro on-line y advierte que la vuelta de la actividad debe ser acompañada por una mayor presencia del Estado. Protocolo de seguridad económica y los peligros del acostumbramiento a la auto-explotación.

Desde hace tiempo diferentes áreas del teatro independiente vienen agrupándose para pensar juntxs como resolver las problemáticas propias y legitimar su valor como trabajadores de la cultura.

Así nació APDEA (Profesionales de la Dirección Escénica Argentina) y más tarde APPEAE (Asociación Profesional de Productores Ejecutivos de las Artes Escénicas) en estas semanas y a raíz de la crisis que afecta a lxs artistas independientes que en muchos casos dedican parte de su tiempo a la docencia de donde obtienen la mayor parte de sus ingresos se creó PIT CABA (Profesores Independiente de Teatro de la Ciudad de Buenos Aires) con el fin de encontrar posibles soluciones a la dificultad que les impone la pandemia ante la imposibilidad de encuentros presenciales con sus alumnos.

“No future” decretaba el movimiento Punk. Parece ser que la actividad teatral también adhiere a ese slogan en clave de derrota y desasosiego: en este contexto no hay ni topos, ni utopía, ni nada.  El “teatro on-line” en isomorfismo con el virus colonizó las redes y se dividieron las aguas entre los apocalípticos (“eso no es teatro ni nunca lo va a hacer…”) y los integrados (“es un registro de la memoria que recuerda el encuentro…”). Representante del primer grupo, Matías Feldman (El hipervínculo, Pasolini) advierte que el colectivo teatral debe actuar con urgencia para que la esencia de la práctica escénica no caiga en el espejismo de lo virtual. Protocolo de seguridad y apología del peso del cuerpo.

Los muertos que entierran a los muertos.

La alienación es un extrañamiento de sí mismo. El trabajador pierde distancia entre él, sus deseos, sus afectos, su potencia y lo que produce para el mercado. Hay un efecto de inversión teológica: el hombre crea a Dios, se aliena con él y sostiene luego que es creado por esa entidad suprasensible. Lo venera; pone lo más propio de su subjetividad en manos de algo difuso, lejano y perfecto en contradicción con su auto-percepción humana y fallida. En los últimos 30 años el capitalismo en su forma “neoliberal” igualando todo a la doctrina del valor no solo borra sus capacidades de captura infame si no que propone desear estar dentro de ella. Estar por fuera es no estar, es no ser: sin trabajo no hay dinero, sin dinero no hay consumo, sin consumo no hay ser. Los empleados de esta funeraria están capturados en su forma de vida que gira en torno a su trabajo y sus pequeños gestos. La propuesta de Christian García gira en torno al tiempo viscoso de trabajadores zombies que están en contacto permanente con la muerte. No hay nada vital. Planillas inútiles, entre-dichos, protocolos neuróticos. Casa Linguee es una crítica (o sea una forma de aproximación) a la devastación que produce en nuestros cuerpos el dispositivo del mundo laboral. Son cuerpos impropios, encorsetados por pantalones de vestir, rudimentarios como piezas de una maquina sedentaria. Son cuerpos orgánicos sin su contraparte de intensidad ya que esta fue sustraída por la rutina de este ritual de la nada. Corderos de sacrificio al Dios del Salario. Hay un caminar debilitado: cada desplazamiento es un vía crucis individual. La obra acierta en correr el foco de una dramaturgia contenidista que se relamería en denunciar estos atropellos de la victoria del Capital sobre la vida. Es un naufragio de textos flotantes que se hunden en el intercambio. La obra impone dos Tiempos: el tiempo del personaje de García que viene recomendado y quiere trabajar allí, y el de los empleados abúlicos que lo ignoran sin culpa. No lo ven como un par, como alguien de su misma clase, como un “compañero” para futuras reivindicaciones si no como un cuerpo extraño que es portador de una peste incurable. Casa Linguee es el prólogo del velorio de alguien donde se cumple una máxima del cristianismo: “Sígueme, deja que los muertos entierren a sus muertos”, salvo que en esa casa sepelios, nadie podría seguir al profeta porque todos están muertos enterrados en sí mismos.

Juan Ignacio Crespo.

Casa Linguee

Dramaturgia y dirección: Christian Garcia

Actúan: Paula Aguirre, Ignacio Arroyo, Gustavo Barbeito, Natalio Bellíssima, Yamil Chadad, Darío Coronda Kartu, Lucas Crespi, Estefania D’Anna, Micaela Escandarani, Christian Garcia, Marigela Ginard, Pablo Lopez Barrios, Natalia Pardo, Germán Parmetler, Alejandro Pérez, Daniela Piemonte, Andrés Raiano, Julián Sortino, Ricardo Tamburrano, Martín Urruty

TEATRO HASTA TRILCE

Maza 177

Capital Federal – Buenos Aires – Argentina

Reservas: 4862-0655

Entrada: $ 300,00 / $ 200,00 – Miércoles – 21:30 hs – Hasta el 13/11/2019

Cumplimos 15 años y siempre es tediosa la instancia de poner en palabras lo que hacemos, sí es emoción y amor por hacer Llegás.

Hacer Llegás es estar en movimiento.

Hacer Llegás es poner la lupa en lo que sucede con la cultura de la Ciudad.

Hacer Llegás es hacer e ir más allá.

Hacer Llegás es generar ganas de hacer en libertad, de imaginar, de comunicar y poner en el centro lo alternativo.

Hacer Llegás es romper con la masa, con la obviedad, con lo repetido que nos ofrecen cotidianamente los medios de comunicación.

Hacer Llegás es salir de lo fatal que nos reduce al costumbrismo y sorprenderse con creación geniuna: ver una obra en un sótano, en un club de barrio o en un galpón abandonado, en sitios que siendo intervenidos por la cultura proponen otro sentido.

Hacer Llegas es estar en la calle. Llegás está en la calle e intenta mezclarse y generar un cambio en la subjetividad, tanto en sus lectores, como en l@s que hacemos Llegas y en l@s artistas.

Hacer Llegás es generar lazos y compartir los beneficios y las dificultades del sector, por eso queremos agradecer a todas las revistas y personas que componen ARECIA (Asociación de Revistas Culturales Independientes de la Argentina) que es fundamental para que Llegás como otros tantos medios independientes sigan saliendo.

Hacer Llegás es una forma de buscar y encontrar “valor agregado” por fuera de los beneficios que impone el mercado a las expresiones artísticas. Hacemos Llegas porque creemos que es un valor simbólico y real para la sociedad. En eso estamos, difundiendo cultura independiente hace 15 años.

Sigue firme nuestro espíritu de comunicación, nuestra política de sostener un medio que llega a la gente de forma gratuita a través de una revista estéticamente cuidada e impresa en papel.

Somos un medio independiente, esa es nuestra resistencia. Con la crisis sacamos fuerza y más fuerza, nos agrupamos y renacimos para llegar a más lector@s con más presencia en los teatros: más ejemplares y más puntos de distribución.

Estamos contentos con nuestra tarea de difundir, sin embargo, nos ampliamos y festejamos estos 15 años con un festival de teatro gratuito en el emblemático Centro Cultural 25 de Mayo, agradecemos infinitamente a todas las obras y artistas que participan del festival con el mismo espíritu nuestro:  ser un puente entre la cultura y la gente.

El agradecimiento sincero a los que hoy estamos haciendo Llegás: Daniela Sawicki en  diseño, Juan Crespo, Julieta Bilik, Paula Boente, Vera Czemerinski, Carlos Diviesti, Martin Caamaño en redacción de notas, Sabrina Lara (en diseño y comercial) y Nahuel Saa (comercial, redes y producción de contenidos), a sus fundadores Mariano Hamilton, Alejandro Caravario, Pablo de Biase, Horacio Barisani, Antolin Magallanes, especial mención a Gustavo Gaona y a tod@s l@s que han participado en hacer los 239 números, ya que, son parte fundamental de esta gesta heroica que es hacer una revista gratuita en papel.

Creemos en la grupalidad y en las formas de construcción colectiva. Somos un virus positivo, un contra poder que genera alegría y resistencia al intento de vaciarlo todo, hacer Llegás es una acción política.

Ricardo Tamburrano