Las crisis desnudan las inconsistencias estructurales. En esta entrevista Rubén Sabadini, , autor, director, actor  y responsable artístico de Vera Vera Teatro sale al cruce de aquellos que desprecian el teatro on-line y advierte que la vuelta de la actividad debe ser acompañada por una mayor presencia del Estado. Protocolo de seguridad económica y los peligros del acostumbramiento a la auto-explotación.

¿Cómo estas con esta crisis, fundamentalmente como creador, que cosas te están atravesando en este momento?

-Es una buena pregunta, es extensa. Me pega en el lado de la creación. Arranco por acá, es algo que yo me pregunto. Arranco por algo que decíamos el otro día: “bueno tal vez hay que tomarse un poco más en broma las cosas”, pero de todos modos, la pregunta sobre la creación es una pregunta que va hacia un centro de uno, o de todos los que estudiamos durante un montón de años y nos preparamos, e intentamos tener una práctica lo más coherente posible con respecto a lo que creemos; esto desata la primera cuestión con lo que ocurre en estas circunstancias. Este mes fue para mí es un Reset. Sentí ganas de resetear, de replantearme como venía haciendo mi práctica. Yo no soy de estrenar continuamente obras, no estoy muy a favor de eso. Los procesos son muy extensos, muy neuróticos también. Me hago muchos problemas, tardo mucho en estrenar algo que a mí me represente. Esta pregunta me interpela en ese lugar de pensar que es lo que quiero hacer si salimos de la pandemia.

Estas pensando primero si hay futuro.

-Futuro hay. Sin embargo ocurre algo en la ciudad que es el fenómeno de la sobreproducción, y estar en la obligación de estar produciendo y produciendo. Por otro lado sería seguir produciendo con los mismos estilos que se llevaban a cabo antes de la pandemia, es como un fenómeno social, a mí me interpela la demanda de sobreproducción. Yo trato de encontrarme con mi deseo. Voy a un punto que es central, que es las condiciones de producción en la que hacemos nuestro trabajo independiente, son condiciones deplorables, condiciones que le ponemos buena voluntad y cerramos los ojos. Hablaba con una amiga actriz que me decía que estaba “empujada a producir”, “no puedo salir de eso”. Entonces nosotros que cuestionamos el capitalismo y el neoliberalismo, muchas veces estamos reproduciendo esa forma que algunos denominan “auto-explotación”. Uno también trata de buscar una vía de escape en el entramado social, eso a mí por lo menos me salva. Esto es auto-caníbal, nos lo hacemos a nosotros mismos: produciendo y produciendo. Esto me hace pensar un poco. Contrariamente pude volver a escribir, pude volver a encontrar una voz adentro de mi cabeza, antes del confinamiento, uno estaba tan intervenido por las redes, por los estilos que circulan, por la necesidad de estar al día, no escuchaba tanto mi voz, eso que uno tiene que encontrar en la creación. Escuchaba un ruido.

¿Cómo ves la nueva modalidad de teatro on-line o teatro filmado?

-Para mí no es una discusión si publico una obra on-line o no, eso es menor. Para mí es teatro, pese a estar filmado. Yo cuestiono que gente del medio diga que eso que está ocurriendo no es teatro, para mí las sentencias de que es o no teatro o qué es o no cine, la verdad me tienen sin cuidado. El teatro mismo fue cambiando a lo largo de la historia, cada época tiene sus características. La particularidad es que el teatro tiene el vivo, ocurre en vivo. Para mí hay una posibilidad de buscar otras formas de representación. Hay cierto miedo de malacostumbrar al público a que no quiera salir más de su casa para consumirnos. Eso es un miedo un poco infantil. Empiezan ciertas prohibiciones y es ahí donde yo digo: el teatro grabado o por streaming tal vez sea una salida económica para algunos compañeros. Entonces lo que dicen: “Eso no es teatro”, les digo eso es teatro. Si hay vivo hay teatro, es así. Yo veo la posibilidad de un teatro on-line. Me parece que ahora están las condiciones dadas para que haya una posibilidad más. De hecho, la obra que se está haciendo en una sala, con público, ¿Es la obra de teatro? ¿O es la obra que se ensayó? Me parece que el teatro es cuando ocurre algo inquietante, algo que te haga reír o pensar. Yo rescato lo que está vinculado con el vivo, el teatro ocurre en vivo más allá del soporte. Yo llevaría más la discusión a una cuestión más política. A mí me preocupan más las malas condiciones laborales con las que trabajamos.

Lo que en verdad me pregunto es: ¿volver a qué? ¿Volver a esas condiciones malas de producción?

Vos cuestionas fundamentalmente las formas de producción de teatro independiente.

-¿Volver a qué? ¿Teatro con máscaras? ¿Clases con máscaras? Me parece un poco insólito. Es una idea simpática. Prefiero mejores condiciones. Lo que tiene que haber es actuación, si no hay actuación ahí sí que no hay teatro. Prefiero que los actores tengan mejores condiciones. Los actores tienen que recibir una paga por lo que están haciendo, y los docentes también. Me pongo del lado de los docentes que en esta situación, la deben pasar mal. ¿Pero en qué condiciones? ¿Con el peligro de arriesgar la salud del otro? No sé… me parece extraño. Ahí hago un salto temático y digo: El estado tiene que estar presente.

Quizás pensar que el teatro por este momento tiene que ser con máscaras y barbijos, tendremos que adaptarnos al teatro online y al teatro en vivo con máscaras. Me parece que al sector le viene bien decir presente y reclamar que cuando se abra todo, que haya un protocolo para nosotros.

-No solo un protocolo sino que haya un protocolo de seguridad económica para esos actores que han trabajado durante mucho tiempo para elaborar esas obras. Y no solamente para las salas. Tenemos que hacer que el estado esté presente. Porque es dinero que no entra mientras no se hacen funciones, es el dinero que se usaba para ir a comer la porción de pizza después. Nosotros vivimos adentro de un sistema que nos dicen que determinados trabajos son calificados para recibir una paga y otros no. Entonces volver? Adonde? A esas mismas condiciones?

¿Vos decís que antes de pensar en volver y en un protocolo,  sería bueno plantear la necesidad de repensar las formas de producción?

-Es el momento de pedir otro tipo de cosas, con una presencia fuerte del estado.

¿Qué pedimos?

-Algo que es imposible por la cantidad de producción que tiene Buenos Aires, no hay presupuesto de cultura que aguante ¿Cuál es la discusión que tenemos que tener? Aumentar el presupuesto para empezar ¿Cuánto es el presupuesto de cultura? ¿Y qué parte le toca al teatro? Si nosotros no vamos a pelear por nuestras necesidades, estamos resignados a seguir produciendo mal. O producir con migajas. No se trata solamente de plata, son las tremendas condiciones de producciones. Muchas veces los actores están en muchos trabajos al mismo y es muy difícil trabajar. No hay obra ahí, es una obra condicionada. Lo que termina ocurriendo es que desde las obras criticamos al capitalismo y nosotros reproducimos las mismas formas del neoliberalismo, entonces ¿Qué estamos criticando? Yo ya no quiero comprar un libro de Zizek o de Agamben, porque finalmente quienes lo cuestionan terminan siendo capitalistas de sus ideas. Hay que poner en juego estas cosas contradictorias. A mí me parece promiscuo cada vez que se publica la lista de los más poderosos en la Argentina, por ejemplo Paolo Rocca …¿Cómo un solo tipo va a tener 8mil millones de dólares? Es una locura! Lo que me preocupa es que se pide libertad cuando no hay justicia. Primera Justicia, después libertad. Nosotros somos gente muy privilegiada, somos clase media, tenemos una casa, un techo. Hay gente que la está pasando como el orto, pero mal de verdad. Hagamos que se produzca una redistribución de los recursos, ojo, tampoco el dinero va a hacer que tengas una obra buena o que funcione.

Digo ¿Por qué hacemos esto? Porque nos gusta actuar, pero veamos cuales son los elementos: nos gusta estar en el escenario, que nos miren, hacer alguna broma, que la gente se ría. Eso es posterior a cómo producimos, es decir estamos acostumbraos a trabajar de esta forma. Habría que preguntarse qué otros modos podría haber? Yo lo que digo es vayamos a un teatro totalmente subvencionado.

¿No le quita cierto valor eso?

-No, porque vos te vas a tener que esforzar y generar los signos.  Ojo! También se puede producir buen teatro con 500 pesos. Se puede.

¿Cuál es la prioridad ahora?

Me preocupa lo económico post pandemia. Lo más probable es que hayan grandes problemas económicos. Y eso nos tiene que preocupar como artistas porque no va a haber recursos para nosotros. Lo económico se puede complicar muchísimo.

 

Juan Ignacio Crespo  – Ricardo Tamburrano

Autor

Escribir comentario