La partida se revive en sueños: hombres que se despiden de sus hijos y prometen que van a volver. El padre de ella se fue y juró regresar algún día. Desde entonces, ella imagina ese momento. La espera es una habitación amueblada con bloques de recuerdos y fantasías que fluyen, que se derraman como el agua. 

Paula Fernandez Mbarak protagoniza este unipersonal repleto de poesía y sensibilidad actoral. Trabaja desde lo mínimo, el gesto pequeño y significativo. Construye una intimidad susurrada para este relato desarmado, sinuoso, tironeado entre la expectativa y el recuerdo.   

La obra es la primera parte de la trilogía llamada “De las veces que imagino”, proyecto que obtuvo apoyo del Fondo Nacional de las Artes. Cuenta con la dramaturgia y la dirección de Juan Andrés Romanazzi, quien fue actor junto a Fernández Mbarak en la premiada “Mi hijo solo camina un poco más lento”. El autor moldea el texto de manera que permite subir hacia la abstracción para bajar después y hacer pie en las imágenes más concretas, en las miradas cómplices de la actriz con el espectador, en el juego como anclaje. 

Acorralada por el encierro de esa casa en la que convive con la ausencia, en esa habitación transformada en espacio sagrado, ella imagina ser otra. Fantasea. Porque las promesas no maduran bien, con el tiempo duelen cada vez más. 

 Por Paula Boente 

Dramaturgia y dirección: Juan Andrés Romanazzi Interpretación: Paula Fernández Mbarak Espacio Polonia, Fitz Roy 1475; sábados a las 20,30; desde $250 

Autor

Escribir comentario