En la postal que oficia de programa se ve una casa hecha de masa, galletita o algún otro material efímero que da cuenta de todos los clichés del ícono: techo a dos aguas, chimenea, dos ventanas y un sendero que conduce a la fachada. De eso se trata Más acá: de la imagen que tenemos del hogar materno, de lo mucho que nos cuesta despedirnos y de cómo irracionalmente nos aferramos él. Pero también, y aunque nos cueste verlo, expone lo poco verosímil que es esa idílica e infantil representación que solemos hacer de nuestra primera cuna.   

Fernanda intenta vender el ph en el que convivió con su madre recientemente fallecida y en la que ahora se le aparece su fantasma. Una pareja joven y canchera lo visita y discute. A ella “le encanta”, a él “le gusta”. Ellos son los futuros compradores. Todos buscan acercar el límite de la diferencia. Hacer que lo otro esté “más acá”: más cerca de sí mismos, de su mirada y punto de vista. En el desesperado intento de deshacerse de “las apariciones”, Fernandita extiende los límites: convoca a un chamán, se abre a los consejos de un escribano amigo, lee el horóscopo. 

Más acá pendula entre el mandato de la libertad, el disfrute y el libre albedrío, y el de construir un hogar y tener una “casa propia”. Pero no opta por ninguno de los dos caminos. Propone una tercera opción vinculada a la búsqueda interna y la sinceridad para con uno mismo. De ahí su mirada desprejuiciada y sagaz, que se permite desnudar el ridículo y lo absurdo de nuestro cotidiano. Una obra simpática e ingeniosa en sus parlamentos, pero con mínimos recursos escénicos, más allá de la palabra y su contundente versatilidad.  

 Más acá 

Dramaturgia colectiva: Manuela Luz Alvarez, Facundo Baldissera, Julieta Blanco, Sofía Brihet, Antonella Casanova, Juan Carlos Prudencio, Mariano Rosales. Dirección: Sofía Brihet. Interpretación: Facundo Baldissera, Julieta Blanco, Sofía Brihet, Antonella Casanova, Juan Carlos Prudencio, Mariano Rosales. NÜN Teatro Bar, Juan Ramirez de Velasco 419; viernes, a las 23hs; a la gorra.   

 Por Julieta Bilik 

Autor

Escribir comentario