Se cuenta que, cuando un sevillano mandaba labrar una casa, pedía a su arquitecto: “Hágame en este solar un gran patio y buenos corredores; si terreno queda, hágame habitaciones”.  Y cuanto España llevó a América, dice el crítico e historiador andaluz Joaquín Hazañas, participó de cierto sabor sevillano muy marcado, por ejemplo, por los patios. Estamos hablando del siglo XVI, aproximadamente.  Unos siglos después, Borges dirá que el patio es “el declive por el cual se derrama el cielo en la casa” y Alfonsina lo hará paseo de la luna, por cuya fascinación la poeta interroga a su madre: “Si cuando me gestaste fue la luna testigo, por los oscuros patios en flor, paseándose”. Para ambos, también, esta invención hispánica es un emblema de resistencia y nostalgia ante el acelerado proceso de urbanización que transformó a Buenos Aires entre fines del siglo XIX y las primeras décadas del XX.

También frente a un patio estamos en No estoy, la obra que escribió Germán Montenero y que dirige Diego Croci en el Espacio callejón. Un patio del Conurbano Sur, de Bernal, concretamente, en Quilmes. Un patio con parrilla y enredadera, con medianera que se puede saltar (algo que sabemos bien quienes hemos crecido en una casa con patio). La obra está en su segunda temporada, y su director escribió y montó, también, Amnesia-corte al bies (2014) en el Piccolino e Hipermnesia (2017/8) en el Kowalski.

Gabriel vive solo. Es su último día en la casa de infancia. Allí llega Alejandro, el hermano, a quien ¿espera? para ultimar preparativos y entregar la propiedad al comprador. En ese patio caótico y desordenado, algo decadente, asistiremos a una ceremonia montada sobre el imaginario de las atracciones ilusionistas y circenses que poblaban la televisión de los años ochenta (Tusam, René Lavand). El encuentro  terminará en una serie de revelaciones familiares sobre una madre muerta, un padre ausente y la vida de estos dos hermanos, y será a través de una historia que se revelará bajo la forma de una ficción dentro de la ficción.

Gabriel tiene convulsiones, toma antipsicóticos, niega lo que habrá de ocurrir, se fuga de este final inventando un teatro de atracciones, simulando ser el ilusionista Kieslowski (como el director polaco, a quien menciona, porque comparte nacionalidad con el abuelo). Aquella vieja treta de la representación para mostrar la “verdad”, que conocemos por Hamlet, pero, más cerca, por Kartún (Chau, Misterix, 1980),  que resuena en esta obra con treinta años de intemezzo. Si Kartun crea un mundo en los cincuenta para contar el drama de Rubén, quien acude a un superhéroe para matar la infancia y entrar con dolor a otra etapa, con alusiones y evocaciones a Villa Ballester y San Andrés, el de Montenero y Croci es el mundo de los ochenta, del ilusionismo, de los dibujos animados, de las enciclopedias televisivas a lo Animal Planet, pero sin las aspiraciones heroicas del superhéroe vencedor del mundo, sino con un anhelo tan viejo como la humanidad: volverse invisible, desaparecer.

Con argumentaciones vivaces y potentes, en diálogos sólidamente construidos que tienen algo del delirio de Don Quijote ante Sancho, la apuesta de Croci conforma un espacio para el despliegue físico de Montenero, blando en un cuerpo que transita formas algo Tai Chi, los arrebatos del circo, y las piruetas vocales y faciales de la televisión ochentosa: doblajes, falsetes, voces de superhéroes.

A lo largo de la obra, Montenero dibuja una partitura de movimiento regular que alcanzará destellos cuando el juego haya absorbido a estos dos hermanos, uno de los cuales (Diego Rivas) acompaña a transitar los caminos de la enfermedad en la que él refleja, también, sus miserias de amor y su fracaso como hijo. El resultado es una explosión de hastío que, sin embargo, terminará en una emotiva comunión de intimidad en la que todo será juego, ficción, teatro de atracciones. Y, sobre todo, reencuentro con aquello que se perdió y que regresa iluminado por la sabiduría de la adultez y la proximidad del fin.

Por Diego Di Vincenzo

Actúan: Diego Rivas y Germán Montenero / Dramaturgia: Germán Montenero / Asistencia de dirección:  Hernán Sebastiani / Escenografía: Edgar Ocampo Orozco y Yanina Moroni / Vestuario: Florencia Huergo / Coreografía: Lara Croci / Iluminación: Diego Croci / Diseño sonoro: Diego Rivas / Producción: Germán Montenero / Dirección: Diego Croci
Martes a las 21hs en Espacio Callejon (Humahuaca 3759) Entrada General $400

 

Autor

Escribir comentario