Necesitamos reexistir, ir hasta el final, defendiendo lo que creemos a pesar del miedo.

El 24 de septiembre de este año, el actor brasileño José Neto Barbosa fue apedreado por un grupo de personas que se encontraban entre el público, durante la función de su obra, La mujer monstruo, en Jaboatão dos Guararapes, Brasil. En ella se denuncia la situación política y social de su país, mostrando las diferentes caras de la intolerancia derechista y el odio, en boca de una mujer encerrada en una jaula.

En esta entrevista, José nos cuenta cómo vivió ese momento y el estado actual del arte en el escenario político que plantó el gobierno de Bolsonaro.

Notas

Quio Binetti, bailarina y performer, es férrea defensora de la importancia de la Danza en la producción de subjetividad. Durante este noviembre, quienes sientan curiosidad por obras cuyo…

Reseñas

Ahí vienen bajando los rubios con su desparramo espástico, su energía volátil, su atención cambiante. Llegan en tropel caótico con sus heladeras de picnic, sus selfies y su pelota playera.…