La emoción estética es más revolucionaria que la emoción política

Daniel Veronese afirma su potencia como director y defiende la intuición como única guía de sus procesos creativos en dos experiencias concebidas como laboratorios escénicos.

¿Puede ser un director de teatro un militante de la fenomenología? ¿Puede tomar los “entes”, las “cosas” que aparecen en la escena como datos de la conciencia y argumentar solo con eso su trabajo? “Yo trato de no teorizar sobre mis procedimientos a la hora de la creación porque me da miedo plagiarme o copiarme. Entro en una obra y no sé qué voy a hacer. Lo verdaderamente revolucionario pasa ahí: cuando me encuentro con los actores. Y necesito que ellos tampoco tengan idea, por ejemplo que si vamos a hacer Chejov no me digan que lo conocen porque no vamos a hacer eso. Vamos a hacer teatro” – dice Daniel Veronese en su defensa a la intuición como centro de su trabajo.

Notas

RECUERDOS  El olvido, pequeña pieza de largo alcance en la historia y las emociones, escrita y dirigida por Ana Laura Suárez Cassino  Graciela lo ve a Roberto en el aeropuerto y su vida vuelve…

Cine

LA FURIA DEL VOLCÁN   IL PRIMO RE, de Matteo Rovere, se vio este año en la 21ª edición del BAFICI, en la sección Nocturna y en premier latinoamericana. En ella, creando…